Blog

La PALANCA estrella, Las PROMESAS

13 Ene 2019  Mónica Gijón

Todas las cosas que él te ha prometido que seguro han sido muchísimas han provocado en ti un efecto de fascinación. Te hizo creer con sus palabras y sus promesas en que él tiene la solución para tu vida, para todos aquellos problemas de tu vida.

Él y sus promesas se convirtieron en tu alegría de vivir. Te prometió que estaríais juntos para siempre y que juntos conseguirían dinero, alegrías, amor, satisfacción, etc. Y esas mismas promesas son las mismas cosas que te mantendrán una vez más corriendo como un conejo detrás de la zanahoria pensando, ¿será verdad todo lo que me ha prometido? ¿Y si es verdad? Estas preguntas te acompañarán hasta mucho tiempo después de la ruptura.

¿Sabes que pasa en estos casos?

Imagina que tienes unos padres que te lo han dado todo y que han sido ¨buenos padres¨ unos padres ¨correctos¨. Separarte de estos padres no será un gran trabajo. Ahora imagina que has tenido unos padres que no han desempeñado bien su papel, te costará separarte de ellos. Es más difícil separarse de unos malos padres que de unos buenos padres.

Y te preguntarás, ¿por qué?

Porque inconscientemente permaneces aferrada, agarrada a aquello que te falta. Manteniéndote a la espera de eso que aún no te han dado.

Lo mismo pasa con una pareja que te maltrata, su poder justamente está en aquello que no te da. Tú sientes que él tiene una deuda contigo y estás esperando a cobrarla y permaneces a su lado. Todos estos mecanismos pasan inconscientemente, pero aquí estamos trayendo lo inconsciente a la luz para ser trabajado. Entonces, tú das y él no da nada, pero él promete mucho.

Dejarlo ir no es el asunto. El asunto es que estés en paz con que lo que imaginaste no se dará. Esa es la guerra que puedes ganar; contigo y tus expectativas.

Tú mente ahora solamente quiere entretener las mismas fantasías creadas de sus promesas y tus ilusiones creadas con ellas. Pon una pausa cuando te vengas esas fantasías y entretente haciendo otra cosa, algo que distraiga a tu mente, no le permitas que siga viviendo allí.

«AL DEJAR IR EL PASADO TAMBIÉN TIENES QUE DEJAR IR EL FUTURO.»

COMENTARIOS

Regístrate para unirte a la COMUNIDAD Cuando te toca Empezar de ZERO Y RECIBE:

Suscríbete

* obligatorio